+34 722 461 490 pilar@englishlab.es

 

Si estás considerando tomar clases de inglés de pero sientes que se te ha pasado el momento, te da vergüenza, piensas que de peque el inglés no fue lo tuyo porque no sacabas buenas notas, o que ya estás mayor para volver a la escuelita -y la sola idea te estresa-  no te preocupes, es normal tener esos pensamientos. 

Sin  embargo, tampoco puedes. pasar en ellos. Sabes que no te puedes permitir el lujo de renunciar al English learning ya que es la única forma de poder sentirte independiente, de abrirte a nuevos mercados, ascender en tu compañía, de poder participar activamente en esas conferencias a las que asistes o simplemente lo entiendes pero desearías aportar en las videollamadas de trabajo con fluidez y seguridad. Si te identificas con cualquiera de las pocas situaciones que he planteando, no estás sólo. 

Todos los que toman la decisión de aprender inglés de adultos tienen estos temores, los expresen o no.  Pero si te das cuenta, cada vez hay mas personas que hablan el inglés como un nativo más.  Pregunto ¿por qué no puedes ser tu uno más en esta lista?  No hay nada que te lo impida, todo está en que te dediques a eso como si del inglés dependiera tu vida. Por lo tanto, me he permitido enumerar algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de emprender este viaje hacia el mundo del Business English. Espero que te sirvan, porque nunca es tarde para aprender inglés y especialmente en el mundo del business.

 

CONSIDERACIONES PERSONALES Y/O FAMILIARES:

¿Dispones de tiempo?

Antes que nada, te aconsejo que te dediques un momento a pensar en tus motivaciones. Es decir, ¿es una asignatura pendiente o tu trabajo requiere de un inglés de nivel alto (B2-C1)? Bueno, sea cual sea tu respuesta, comprenderás, que si tu inglés está oxidado o es prácticamente inexistente, tendrás que asumir que vas a tener que dedicarle mucho tiempo.  Entonces, te aconsejo que hagas una lista de todas tus actividades y que incluyan las relacionadas con tu trabajo, familia, amigos y tiempo libre porque con o sin  una agenda apretada, tendrás que sacrificar una o varias de estás areas porque tu prioridad va a ser el inglés. Se realista y honesto contigo mismo.  Y si decides seguir adelante, ¡Felicidades!

 

¿Tienes familia

Es muy importante, si puedes, comentarle los planes a tu pareja, tu familia o a las personas fuera del trabajo con quienes compartes tiempo o dependen de ti.  ¿Por qué?  Sencillamente, porque tú tendrás que dedicarle tiempo a tus estudio fuera de las horas de tu trabajo -que son la mayoría.  Y dejarás cosas a un lado o quizás, alguien más tendrá que cubrirte.  Por eso es importante que involucres  a tu familia en tus planes y que también les expliques cuál será el  beneficio cuando lo logres.  Por ejemplo, un trabajo mejor remunerado será algo positivo para toda la familia y ellos deben de saberlo y comprenderlo.  Y recuerda, contar con su apoyo y compromiso te dará tranquilidad para emprender este proyecto, sabiendo que tienes las espaldas cubiertas.

Aunque suene absurdo, pon tus razones, tus sacrificios y sobre todo, tu objetivo  por escrito y déjalo en un sitio visible para todos.  En este momento que estás más entusiasmado por empezar que otra cosa, te puede sonar exagerado hacer dicho ejercicio, que mas bien parece una pérdida de tiempo.  Sin embargo, lo agradecerás a largo plazo.  Pues habrán momentos, como en toda conquista en la vida, que este compromiso se te hará cuesta arriba.  Y en vez de tirar la toalla, si estas cosas que te he sugerido las tienes en papel, podrás recurrir a ellas y recordar porque emprendiste esta ‘locura’.  Tu familia te podrá ayudar o tu a ellos cuando también se les haga algo pesado.

 

Consejo: Cambia el chip

Ya que te has comprometido, ¡empieza ya! Tienes que cambiar el chip.  Si tu peque va a una escuela bilingüe, interesante por ver los cartoons en inglés con él.  Si tu primo vive en Irlanda, chatea con el en inglés.  Intenta siempre elegir actividades que involucren el idioma inglés.  Y hazlo de forma divertida y como un juego para toda la familia.  Te recomiendo que leas 6 tips para incorporar el inglés a tu rutina, ya que son cosas fáciles de aplicar y que te van a venir bien.  Ese cambio de chip también incluye a que estés siempre consciente del ‘big picture como dicen los estadounidenses y que dediques todo tu tiempo a ello.  Mientras más rápido consigas hablar el inglés, más pronto empezarás a saborear los beneficios.

 

CONSIDERACIONES ACADÉMICAS

¿Para qué quiero aprender inglés?

Te voy  a dar una mano, ya  que he visto muchos casos pasar por mi oficina. A ver si te identificas con alguno.

1. Eres Pyme y con  la situación actual económica sumado al Covid, te ves obligado a viajar y buscar nuevos mercados por tu propia supervivencia y la de tu negocio. O porque necesitas poder comunicarte mejor con tus proveedores extranjeros y no tener que depender de los servicios de un traductor todo el  tiempo.  Y por lo tanto necesitas alguien que te de clases intensivas  que cubran tus necesidades y des por finiquitado este problema.

2. Porque tu cargo es gran relevancia y  requiere que hables inglés con la misma fluidez que tu idioma natal para dejar bien en alto a la compañía que representas.  Te hará en falta para las negociaciones, presentaciones, informes, proyectos conjuntos con otros países europeos, etcétera.  De hablar lo hablas o te defiendes. Pero no te quieres quedar por detrás de tus colegas de otros países que quizás dominan tres, cuatro o cinco idiomas y tu sientes que chapurreas el inglés.  Y no estás interesados en un título,  sino un tutor que te solucione el problema y cuanto antes mejor.  Necesitas alguien que te ayude a potenciar tu inglés y desenvolverte con soltura.

3. Eres un estudiantes universitario, que necesitan un certificado de su nivel de inglés con una  alta puntuación para acceder a una universidad en EEUU o ser admitido a la universidad de tus sueños para estudiar un master.  En este caso, quieres alguien que te prepare con el TOEFL y/o IELTS.  O porque  necesitas una alta puntuación en el IELTS, para  probar que hablas inglés y así poder ejercer su  profesión aún en un Inglaterra del  post-Brexit, en Irlanda o Canadá -por citar unos ejemplos. Tu CV es interesante, has viajado a entrevistas fuera de España pero tristemente no te han podido contratar exclusivamente porque no hablas inglés.

4. Medio te defiendes en inglés y te han ofrecido promoverte en tu trabajo pues tus jefes están seguros de que  podrías desempeñarlo de maravilla… pero hay un gran pero:  te falta el inglés y si lo quieres, te dan un tiempo determinado -para ti absurdamente imposible- para que aprendas inglés y eso si, fuera de tus horas de trabajo.  De lo.  contrario, tendrán que buscar alguien de fuera y serás testigo de como tu oportunidad de oro se desvanece frente a ti.  Lo aceptas, para ganar tiempo, sin imaginarte lo poco que van a dormir y lo cansado y estresado que estarás y lo mucho que te martillarás la cabeza por no haber sacado el dichoso certificado cuando estabas en la universidad.  Y ahora encima de todo, tienes que buscar una persona que te ayude con esta particular situación, que no es tan fácil como apuntarse a un curso en una academia.  Ya no estás para jugar con el verbo ‘to be’.

5. Tienes una entrevista de trabajo para una multinacional.  Te defiendes en inglés, de cuando en cuando inventándote una palabra aquí y otra allá, pero necesitas a  alguien que te ayude a preparar tu entrevista de trabajo y a desempolvar el inglés y ya de paso revise tu CV pero te lo piden en inglés y actualizado.  Y para remate, te han pedido una carta de presentación,  que no sabes por donde empezarla en español y mucho menos con el traductor de google pasarla al inglés, pero tu primo que estuvo de intercambio en Inglaterra se encuentra de viaje.  Y ahora, ¿a quién vas a recurrir?

6. Hablas inglés, pero por falta de tiempo o porque las academias te aburren y no te has certificado aún.  Y ahora te arrepientes, y estás estresado porque tu trabajo se puede ver amenazado por las nuevas políticas que requieren una certificación para acceder a ciertos puestos.  Y por lo tanto necesitas urgentemente pasar el B2 ó C1 de Cambridge, es decir el First o Proficiency y así tener el papelito para agregar a tu CV.

7. Has reprobado el curso en la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) y tienes que pasar el examen de recuperación, porque del B1 o B2 de la EOI para acceder a una oposición. Y necesitas unas clases de refuerzo urgentemente.

Aunque he citado 7, es muy importante saber exactamente cuales son tus necesidades,  porque de eso va a depender si trabajas con un tutor o te apuntas a clases de inglés en una academia.

Antes de analizar las opciones de que te conviene más, clases de grupo o individuales, si quieres saber más sobre la aplicación de los  diferentes títulos de inglés y para que público están dirigidos, no dejes  de leer el blog  TOEFL, BEC, IELTS, OET, FIRST: ¿Qué certificación se acerca más a tus necesidades?

 

¿Clases en grupo o tutor particular?

Si eres una persona que sabe planificar su futuro, y te gustan los idiomas, además que estás consciente de que el inglés es importante para cualquier trabajo, y tienes tiempo, las academias suelen ser una buena alternativa.  Además de tus razones para aprender inglés, tienes una oportunidad de socializar y conocer gente con quién practicar el idioma. Y si la academia tiene una buena reputación y  sus profesores saben lo que  llevan entre manos, podrás obtener unas buenas bases, especialmente de gramática, pues  por motivos de tiempo, el speaking se practica poco o casi nada y el writing, lo justo según los requisitos del examen para el que te estás preparando.  

En este caso te recomiendo que veas cuales academias están cerca de tu casa o lugar de trabajo, que tenga una buena reputación que utilicen materiales de calidad y cuenten con profesores experimentados.  Tómate tu tiempo y conversa con otras personas y pregúntales sobre su experiencia en dicho centro. Y recuerda que por muy divertida que pueda ser estudiar con otros, el programa está hecho y se sigue bastante a rajatabla.  Y ten presente que el ritmo de aprendizaje lo marca el alumno que tiene menos conocimientos de inglés, es decir, el que más retrasado está.  Pero por otro lado, las clases de grupo en academias, son mucho  más accesible desde el punto de vista económico.

Ahora, si encajas  con los perfiles del 1 al 5, es decir, eres ejecutivo o empresario con poco tiempo y que necesita resultados cuanto antes, o tienes un deadline para aprender inglés, lo que mejor te vendrá bien es un tutor que trabaje contigo varias horas a la semana y se pueda adaptar a tus horario y tenga no sólo conocimientos sólidos del idioma, sino experiencia y conocimientos en el mundo laboral. Además, al tener objetivos claros de lo que necesitas, que por lo general es hablar con fluidez, con un tutor podrás tener una hoja de ruta hecha a tu medida, con objetivos claros y tiempos realistas. Y también podrías contar con cierta flexibilidad en caso que tengas que ausentarte unos días por trabajo, bien sea tomando las clases en otro horario el día de tu clase o adelantando la clase para que no pierdas el ritmo.

Otras ventajas a tener en cuenta es que el tutor particular se dedicará exclusivamente a ti y a que tu aprendizaje sea lo más productivo posible.  Por ejemplo, si tu estás en ventas, aunque tu conozcas los tecnicismos de las ventas en inglés, podrías preguntarle a tu tutor como mejorar tu sales pitch, tu acento -si este no es muy bueno- tu presentación y asegurarte de que primero cubras esas deficiencias que no te permiten avanzar, antes de continuar con el enriquecimiento del las cuatro destrezas: listening, speaking, reading y writing

Otro punto muy a tu favor es que vas a poder hablar, sí, hablarhablar y hablar hasta que no te comas las ‘s’ de la tercera persona, hasta que dejes de traducir del español al inglés y pienses y te comuniques en inglés únicamente y pierdas la vergüenza de hacerlo (un lujo que no te puedes dar en una clase de grupo) y tener a tu lado una persona que te esté corrigiendo constantemente y celebrando tus logros y que modificando tu hoja de ruta de ser necesario o según se presenten los acontecimientos.  Además,  podrán intercalar temas a tu aprendizaje.  Sí, puede ser un poco más costoso que una academia, pero además de una persona  que domine el inglés también y contar con la experiencia laboral en el mundo de los negocios.  Además, ¿acaso no es cierto el refrán que dice, el tiempo es oro?

 

Consejo final

Independientemente de tus necesidades, y de si  decides optar por un tutor particular o una academia, recuerda que estas son sólo herramientas a tu disposición.  Pero el que tiene que hacer el trabajo diario, con disciplina, entusiasmo  y  constancia eres tú.  Roma no se construyó en  tres días, y dominar un idioma requiere tiempo, constancia y disciplina.  No todos nacen con una voz bonita, pero hay algunos que se han convertido en grandes cantantes; no todos pintan bien y son artistas de nombre.  Quiero decir, no existe eso de que no  tengo habilidad para los idiomas.  Todo es cuestión de constancia y práctica. Y sino, les invito a leer sobre los consejos que tiene que dar Blanca, de 14 y que se está preparando el Proficiency (C1) de Cambridge .

Les recuerdo que. si tienen necesidad de un tutor para mejorar su inglés, la pronunciación, entonación y a hablarlo con seguridad y naturalidad, o necesitan inglés técnico, no duden en contactarme a pilar@englishlab.es o enviarme un Whatsapp al 722.461.490.

¡Hasta la próxima!

 

Call Now Button